La compra de un local para alquilarlo ofrece una rentabilidad bruta del 6,8%, frente al 3,7% del bono a 10 años las oficinas ofrecen un retorno del 5,6%, la vivienda un 4,7% y los garajes un 3,6%. Por tanto los locales son el producto que mayor rentabilidad tienen en la mayoría de las capitales. Lo mismo sucede con la compra de oficinas, sin embargo las viviendas ofrecen una rentabilidad muy limitada, y las plazas de garaje son, en contraposición, el producto menos rentable para el inversor en muchas capitales. De hecho, en 16 ciudades el retorno es inferior al que registran los bonos a 10 años (que está en mínimos desde 2006).