Recientemente se ha detectado un aumento importante del número de robos en trasteros. Bicicletas, herramientas y aparatos electrónicos son los principales objetivos de los cacos que se cuelan en las zonas de trasteros para asaltarlos.

Los ladrones buscan objetos que tienen buena salida en el mercado negro y puedan ser revendidos con facilidad. Es muy probable que guardes en el trastero algunos objetos de verdadero valor sentimental, y también los que utilizas para tu hobby o deporte en tiempo libre (bicicletas, equipos de acampada, deportes de montaña, radiocontrol, etc), cuyo valor económico es bastante alto, y que los cacos venden facilmente amparándose en el anonimato de internet, foros y paginas de segunda mano. Por esto no está de más que se amplíen las medidas de seguridad, no solo a los domicilios, sino tambien a garajes y trasteros:
  1. El principal: Aumentar la vigilancia  por parte de los propietarios: Este sistema no es muy tecnológico, pero es esencial. Tener la precaución de cerrar la puerta del trastero y del garaje, que es donde suelen ubicarse, nos ahorrará muchos disgustos. Además es importante estar atentos por si hay algún individuo sospechoso merodeando por la zona.
  2. Control de acceso al trastero: Es posible instalar un control que permita avisar inmediatamente a los vigilantes de cualquier acceso que se produzca, o bien al propietario. Un sistema eficaz, aunque supone un desembolso económico.
  3. Sensores de acceso: Similar al control de acceso, es posible que cada vecino disponga de un sistema de aviso individual al móvil personal si se produce algún tipo de acceso no autorizado.
  4. Detector de robo de bicicletas: Estan siendo objeto de muchos robos, y es que los precios de estas máquinas, son muy elevados.  Instalarle un ligero y discreto detector puede evitar que nos la roben.
  5. Cámara de seguridad individual: para la videovigilancia del trastero. Grabar imágenes durante 24 horas y su almacenaje permite hacer un seguimiento de lo que sucede en esta parte de la vivienda y contar con pruebas en el caso de que entren a robar.